Monday, April 27, 2009

Calero Reservoir: Un horizonte que inspira

Me levanto a la misma hora todos los días, me lavo la cara, me cepillo los dientes, pongo café, desayuno rápidamente, tomo mis cosas, abro la puerta, enciendo mi auto y tomo la misma ruta de siempre para llegar a las oficinas donde trabajo. Cierto, caí en las garras de la rutina. Y en el hechizo de creer que el escenario es el mismo y no cambia. En realidad podría hacer las cosas diferentes en cualquier momento. Es sólo que, por alguna razón, me he dejado llevar por la inercia de seguir el mismo caminito de todos los días.

Por un momento desperté del letargo y sentí unas ganas de ver otro escenario, ver otro horizonte. Era principios de primavera y en Bay Area, todo esta demasiado verde después de las lluvias de Invierno. Acababa de comprar mi nueva cámara y pues en pleno martes, ¡Era hora de estrenarla! Ví las colinas color "verde limón" que cruza el sur de San Jose, y dije quiero ir a ver lo que hay detrás de ellas. Siempre veo esta cara de la montaña... ahora quiero ver la otra. Y en lugar de seguir derecho a mi casa, di vuelta y abrí brecha en una nueva ruta. Mientras me acercaba cada vez a las montañas, esperaba ver un escenario totalmente distinto.



Y así lo fué, a unas cuántas millas de la civilización, en el sur de San José. se encuentra "Calero Reservoir", un lugar de descanso para la vista cansada de ver pixeles en la computadora, numeritos en excell o gráficas. Y no es que odie mi trabajo. En realidad tengo pasión por él. Pero es necesario distribuir la atención y no concentrarla para que el alma no se llene de aburrimiento, y éste no carcoma el espíritu. Hagamos zoom-in para que vean el lago que descubrí. La tachuela amarilla es exactamente en donde estacioné mi auto. -Sólo quiero tomar unas fotos -dije al vigilante de la entrada.



Le doy un valor especial a la cámara fotográfica porque me ayuda a que aprenda a descubrir belleza en lo que me rodea, a ponerle atención. Tambié a buscar escenarios y ángulos que me den otra perspectiva de mi entorno.


Ahora cuando veo las montañas Verde Limón ya no las veo como una barrera o límite porque ya sé lo que está detrás de ellas. Mi consciencia física o geográfica se expandió.

Me he dado cuenta que eso es lo que sucede con nuestras mentes. Los mapas de calles, montañas y carreteras que vemos son una proyección de la red de conexiones que tenemos en nuestra mente, tejida por la experiencia y fijada por el paso del tiempo.



¿Seguimos el mismo caminito todos los días con nuestra mente?. ¿O tratamos de explorar lo inexplorado?. ¿Tratamos de ver aquellos rincones en los que quizás albergue más potencial creativo o quizás alguna lógica que le de un giro distinto a la manera en como sintetizamos cada cosa que nos acontece?



¿Tenemos los ojos abiertos a aquellas cosas tiernas y conmovedoras que tiene nuestro entorno? ¿O tenemos los ojos vendados o totalmente concentrados en nuestras labores mecánicas?



A veces es necesario parar en la esquina y dar vuelta en sentido contrario, para darse cuenta que en nosotros está el cambiar la perspectiva sobre nuestro propio escenario.

Esta pequeña visita de 30 minutos a Calero Reservoir, me puso en contacto con eso.

2 comments:

iLiThYa said...

oye q chidas fotos vicco!
se ve bien bonito por ahi...que camara te compraste por cierto?? cuentame!

de lo de la rutina que mencionaste me encanto este post, porque es verdad...siempre llega un momento en que todos caemos en la rutina lo querramos o no...y tambien es verdad que a veces es interesante intentar cambiar dicha rutina para cambiar nuestra perspectiva y nuestro dia ;)

Vicco said...

Es una Canon Elph de 10 megapixeles, me gusta... saca buenas fotos!!

Que bueno que te gusto!!!! :)