Monday, September 19, 2011

Crisis Existencial


Y ahí va rodando una parte de mí, mientras otra se cae y tumba a las demás.
Y mientras otra se enrreda y enrreda a las otras y yo me hago bolas.
¿Y quien dijo que mi ser se divide en partes? ¿En qué momento se partió el pastel?
Quiero parar de embotellar experiencias.
Algo me falta...
Algo me hace mucha falta...
Hacer lo que supuestamente se debe de hacer no tiene sentido.

Y es que ésta masa no toma forma.
Y las notas musicales no se alinean en la clave de Sol.
La gelatina no cuaja.
Y como dijo mi mamá: "Se baja el cero y no contiene"

Y sospecho que es por no hacer lo esencial.


Necesito ponerme en contacto con esa fuerza cohesiva a partir de la cual se organiza toda materia y toda energía.
Necesito ponerle de mi propia harina. (Sólo que ya olvidé donde guardo los costales)
Necesito componer mi propia sinfonía, siguiendo el ritmo de mi tambor mientras toco mis cuerdas vocales.
Eso que veo afuera no soy yo. Es ridículo sonreír con una sonrisa postiza.
En mi mente yace una ecuación perfecta que alínea todos los pensamientos y encuentra un comun denominador en cada sentimiento.
Una espontaneidad en la que siempre estoy tablas, sin créditos y sin abonos.

Derrepente y sin complicaciones, las cosas pueden tener sentido.
Siempre y cuando te pares en tu centro galáctico y de ahí dirijas la música de las esferas.
No es necesario buscar los instrumentos.
Sospecho que ya están ahí.
Pero ¡¿que esperas?!
¡No se van a tocar solos!



Nota: Las imágenes de éste artículo, son la primera etapa de una nueva escultura, hecha con tapas de plástico y metálicas de todo tipo de envases que compramos (La coca cola zero con ligero sabor de cereza, la mayonesa light, el yogurth de plátano y fresa con flora intestinal, el jugo de naranja con vitaminas y minerales adicionados, el café moka-choco-mint descafeinado, la pasta de dientes con ultra floruro blanqueador y muchos artificios más que nos hacen sonreír postizamente, incluyéndome a mí).



-Victor Velásquez

2 comments:

ANA said...

Vicco animo, animo!!!! y ahora que necesitas tantas cosas renuncia a todo y no hagas nada porque todo lo que hagas en este preciso momento no te aportara satisfacción porque no se trata de lo que hacemos mas bien de lo que dejamos que se haga, dígase de otra manera, esperar pacientemente a que vuelva la inspiración... esa que nunca te falto y que juega al escondite contigo.

Un abrazo

Ime Gzz said...

Wow! :O me gustó mucho el artículo... eso de "ya no me acuerdo dónde dejé los costales"... hay que respirar profundo y las cosas se aclaran... las cosas fluyen...son etapas... eso siempre escucho... y al final, es verdad... todo, también eso, pasa... :) ... pero qué difícil es salir de esos momentos en los que sientes que no estás dónde deberías estar... cómo evitarlos? o mejor aún, cómo comprenderlos?, porque al final se vuelven momentos de aprendizaje en tu vida también... yo estoy actualmente en uno... complicada... me siento frustrada, y al mismo tiempo me frustra saberme frustrada! es un ciclo vicioso... pero siempre recuerdo que la vida es muy corta para vivir tristes... en fin... Muy buen artículo :)